Entrevista a Pamela Rossio: “El cuerpo de las mujeres es territorio de batallas”

El dictamen aprobado por la Comisión de Legislación Penal, el 2 de noviembre, pareció ser un primer paso hacia una interrupción voluntaria del embarazo legal,  tal como lo propone el proyecto de ley impulsado por el movimiento verde. Sin embargo la falta de quórum y la desorganización del debate provocó que la validez de la resolución fuera rechazada, impidiendo que avance hacia las comisiones de Salud y Familia. Aunque Juan Carlos Vega (Coalición Cívica) convocó un plenario para el jueves 10, finalmente no se llevó a cabo.

Mural en La Plata

 En este contexto Pamela Rossio del grupo estrategias de Capital, entre bombos, pañuelos, y papeles con miles de firmas,  explica la posición de la Campaña Nacional  por el Derecho al Aborto  Legal, Seguro y gratuito. 

– ¿Qué estrategias van a implementar ahora, después del rechazo del dictamen por la Comisión? 

– Nosotras seguiremos, como todas las semanas, juntando firmas y comunicándonos con la gente, explicándoles de qué se trata el proyecto. Es muy importante evacuar inquietudes y sumar voluntades y adhesión a la campaña.

Hoy decidimos, aunque se suspendió la reunión de Comisión, ampliar la actividad de la mesa y convocar a todas las compañeras que juntan firmas por voluntad propia, para generar un momento de comunión entre todas las que estamos activando y recolectando para que se discuta le ley.

Aunque no tenemos un objetivo límite en cuanto a las firmas, sino que es más que nada algo simbólico, seguramente dentro de poco nos pondremos las pilas y veremos a cuántas llegamos. Las planillas son muchas  hay algunas que están en la página Web, las demás andan por todo el país, porque hay una muy buena convocatoria, la gente se acerca sola. Aunque siempre está el que te grita cosas. 

-¿Por qué el gobierno pone tantas trabas para discutir el tema? 

– Creo que hay un cruce de creencias, de cuestiones personales y religiosas. El gobierno  tiene que ser representante de la diversidad de votantes que tiene atrás, por eso se ve en la encrucijada entre los que tiene algún problema religioso con la cuestión y las demás opciones.

El último recinto de poder que tiene la Iglesia es el cuerpo de las mujeres, qué mejor que manejar a las mujeres a través del miedo y de la culpabilización. Entonces el aborto libre  es un síntoma de autonomía, y darnos esa autonomía para la iglesia y para todo el sistema patriarcal no es fácil. Como todos dicen, si los hombres quedaran embarazados el aborto ya sería legal, en cambio el cuerpo de las mujeres es territorio de batallas, tiene que ver con una cuestión neta de poder.

Ahora el 10 de diciembre cambia toda la Cámara de diputados, y tenemos una buena perspectiva con los nuevos, vamos a trabajar con ellos, intentaremos convencerlos, seguiremos dando pelea parlamentaria, y en las calles. Estamos muy contentos de que tras tantos años de movilización haya entrado al Congreso, ha sido un gran avance, al margen de los resultados. 

– ¿Cuáles son los puntos básicos de su proyecto? 

–  En resumen, el proyecto se sustenta en un lema: Educación sexual para decidir, anticonceptivos para no abortar, y aborto legal para no morir. Creemos que las mujeres tenemos derecho a tener autonomía sobre nuestros cuerpos y decisión sobre nuestras vidas y nuestra familia, la presente o la futura.

También intentamos desenmascarar la hipocresía, porque la realidad es que todas las que tenemos dinero accedemos a un aborto seguro, y las que terminan muriendo son las mujeres pobres, sobre todo las más jóvenes.

Es una realidad que la penalización no evita que las mujeres decidan hacerse abortos, o sea, no es una política efectiva bajo ningún concepto. Las mujeres seguimos tomando las riendas de nuestras vidas y seguimos haciéndonos aborto, incluso en la clandestinidad e incluso estando en riesgo nuestras propias vidas. 

–  ¿Cuál es la importancia de la educación sexual y del acceso a anticonceptivos que ustedes plantean? 

– La educación es el pilar de todo, y el aborto es el último recurso, nadie pasa por un aborto porque es divertido, entonces en este momento es un triple frente en el que tenemos que luchar, no se puede desarticular la educación, los anticonceptivos gratis y el aborto.

Supuestamente hay un programa de Educación Sexual Integral, impulsado por el Gobierno de la nación, el problema es que tenemos provincias como Salta en donde dan religión en los colegios y el ESI no se respeta, ni se aplica. Aunque hay mucha gente capaz trabajando en cuadernillos con muy buen material, hay localidades que han devuelto las cajas completas y que no tienen intenciones de implementar la ley. Una mezcla de decisiones personales y religiosas de los gobernadores. Realmente no sé muy bien cómo es la cuestión de la autonomía de las provincias en ese sentido, pero obviamente todavía hay mucho por trabajar,  los índices de embarazo adolescente reflejan la falta de información sobre el tema.

Y en los hospitales pasa lo mismo, supuestamente se debería poder tener acceso a la anticoncepción gratuita, pero bueno generalmente son situaciones engorrosas para poder alcanzar las pastillas y demás. Y ahí volvemos a la educación, tomarse una pastilla todos los días de tu vida, y seguir con  el cronograma del paquetito, implica una concepción de tu cuerpo y de lo que quiere decir una relación sexual segura. 

– ¿Qué otros proyectos se presentaron? 

– A parte del nuestro hay 6 más que intentan introducirse en la discusión del Congreso. Algunos de ellos están buscando la modificación de los artículos no punibles, pero particularmente el de la campaña y otro proyecto más, tienen una mirada más integral. Pretendemos que el aborto sea legal, respetando la decisión de las mujeres hasta las 12 semanas de gestación y luego si entrarían las cláusulas de los punibles que están actualmente. 

– ¿Por qué el limite de las doce semanas? 

– Es un límite elegido debido a una cuestión médica: tiene que ver con el desarrollo del embrión, con la facilidad de la realización del aborto y a que son las normas internacionales  a las que se recurrió para armar el proyecto.   

-Seguramente conocen la actividad de una agrupación que a través de una línea telefónica dan consejos para practicarse abortos utilizando Misoprostol, ¿Cuál es su posición respecto a ésta? 

– Personalmente pienso que es una acción muy válida. Aunque no me parece que sea tan light como lo presentan, creo que el aborto es una práctica bastante complicada para hacérselo en la soledad de una casa. Una tiene que estar contenida, porque no es un momento fácil ni grato, lo cual no implica que te queden traumas, como todo el mundo dice o como los antiderechos dicen, yo aborté y no tengo ningún tipo de trauma. 

¿Y  Cuál es la postura de las verdes? 

-Creemos que la práctica del aborto tiene que estar contenida por el Estado, tiene que ser legal, realizarse en los hospitales públicos. Debería respetarse hoy la ley vigente porque es muy difícil articular correctamente con los médicos, que constantemente están bajando línea. La diferencia es entonces que nosotros creemos que el aborto es un tema de salud pública y que el Estado debe hacerse cargo. 

– ¿Existe maltrato médico? 

– Existe mucho maltrato y psicopateada. Muchas agrupaciones en distintos lugares del país trabajan acompañando a las niñas o mujeres que se acercan a pedir los abortos no punibles, debido a que hay automáticamente intento de persuasión por parte de los médicos, a un nivel ya de acoso. El caso de la chica de misiones es un ejemplo típico: había sido violada por el padrastro, por lo tanto la interrupción estaba contemplada como no punible, pero en el hospital las persuadieron de que no se lo haga porque corría riesgo de morir desangrada, cuestión  que era totalmente falaz, el aborto es una práctica segura si se hace en condiciones de profilaxia adecuadas.

Y también hay quienes se oponen porque es un negocio. Pensá que cada aborto son 5.000 pesos y hay 500 mil abortos al año registrados, es un numerito, y  las que se lo hacen por 1500… se mueren. 

– ¿Qué opinan de esta contraposición que se ha creado entre los que se consideran provida versus los proaborto? 

Yo aborté y no me considero por eso una persona  en contra de la vida, soy una ardua defensora de ella, pero obviamente priorizo la mía antes que cualquier otra. O sea, acá nadie está en contra de la vida, todo lo contrario: creemos que como precisamente estamos a favor, no queremos que las mujeres sigan muriendo por la clandestinidad de estas prácticas.

Sí, un embrión tiene vida, no te lo voy a discutir para nada. Sin embargo creo que tiene muchísimo más valor la vida de una persona ya nacida, con una historia. Además la maternidad no puede ser obligatoria, la maternidad tiene que ser una elección, una tiene que poder decidir cuándo, cómo y en qué circunstancias de su propia vida quiere ser madre. 

-¿Cuál es el rol que cumplen los medios? 

– Estamos muy contentas de que  este así tan movido y que haya tanto levante en todos lados. Sin embargo algunos tienden a tergiversar  la información. Por ejemplo, ayer en la tapa de Crónica decía “matar o no matar”. Hay una realidad que los medios no están contando. El otro día escuchaba hablar del caso de una niña de 12 años que parió en un descampado, dejo al bebe y  un perro lo adopto, entonces Clarín sacaba la nota “la perra héroe que rescato al bebe”, en vez de focalizar en el trágico problema de una niña de 12 años, embarazada, con la panza oculta, seguramente en un estado de pobreza absoluta, que tuvo que parir sola, en un descampado, que deja ahí al hijo…

 

 

Noviembre de 2011
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s