Entrevista a Sandra Raggio. La Noche de los lápices y la represión en las aulas

Entrevista a Sandra Raggio

La Noche de los lápices y la represión en las aulas

El sistema educativo fue un lugar privilegiado para la puesta en acción de un plan represivo. La “Noche de los lápices” fue un ejemplo paradigmático, aunque no fue un hecho aislado sino que fue parte de un plan sistemático que se propuso reprimir cualquier hecho social considerado “subversivo”, y todo hecho educativo -no sólo el reclamo por el boleto estudiantil- podía serlo.

Profesora en Historia. Doctoranda en Ciencias Sociales (UNLP). Docente e investigadora de la Facultad de Humanidades y Ciencias de la Educación de la UNLP. Directora del proyecto de investigación PPID-UNLP “Los trabajos de la memoria de la dictadura en la formación de sujetos políticos en la escuela secundaria”. Miembro del Comité Asesor de la Maestría en Historia y memoria (FAHCE- UNLP). Coord. del Área de Investigación y enseñanza Comisión por la Memoria de la Pcia. de Buenos Aires
Profesora en Historia. Doctoranda en Ciencias Sociales (UNLP). Docente e investigadora de la Facultad de Humanidades y Ciencias de la Educación de la UNLP. Directora del proyecto de investigación PPID-UNLP “Los trabajos de la memoria de la dictadura en la formación de sujetos políticos en la escuela secundaria”. Miembro del Comité Asesor de la Maestría en Historia y memoria (FAHCE- UNLP). Coord. del Área de Investigación y enseñanza Comisión por la Memoria de la Pcia. de Buenos Aires

Sandra Raggio explica como la necesidad de detectar potenciales subversivos, y la escuela, los institutos terciarios y la universidad, pensadas como el nicho del caos social, transformaron al sistema educativo en uno de los principales objetivos para el disciplinamiento, durante la última dictadura militar (1976- 1983), con algunos antecedentes en los años previos.

El esquema represivo veía: a todo hecho social como un hecho político, a todo hecho político como un hecho subversivo y a todo hecho subversivo era necesario reprimirlo. Por lo tanto, toda persona se veía obligada a demostrar su inocencia ante el poder, porque la culpabilidad era su condición natural, sobre todo si era joven y estudiante.

A lo largo de los años La Noche de los Lápices pareciera haber tomado, por lo menos en la Ciudad de La Plata, una entidad propia, tan fuertemente instalada en la memoria colectiva que pareciera escindirse del proceso general, un hecho doloroso, sin duda, alrededor del cual se han construido varios mitos, ¿cómo describirías este episodio?

-La Noche de los Lápices es recordada como un episodio bastante singular, debido en parte a quienes fueron las  víctimas: adolescentes, menores de edad, estudiantes secundarios. Pero en realidad, la Noche de los Lápices se inscribe en lo que fueron las prácticas del terrorismo de Estado, es decir, fue un  caso  dentro de cientos y miles de casos de secuestros, de persecución, y  tortura de militantes.

La dictadura había designado, sin distinción de edades, a todos los militantes y activistas de diferentes posiciones políticas e ideológicas, como los “enemigos de la nación”, como terroristas vinculados con la “subversión apátrida”. Entonces, tanto esos jóvenes secuestrados y desaparecidos en la primavera del ‘76, como el resto de los secuestrados y desaparecidos durante todo el periodo, fueron considerados subversivos que continuamente cuestionaban el status quo,  por lo tanto era necesario detectarlos,  secuestrarlos, había que sacarles información, y exterminarlos, hacerlos desaparecer.

-A partir de la película La Noche de los Lápices y del testimonio de Pablo Díaz se fue construyendo la idea de que los chicos luchaban por el boleto estudiantil y que por eso fueron secuestrados, sin embargo, la marcha por el boleto había sucedido un año antes …

-Es verdad, la versión más conocida de La Noche de los Lápices afirma que la lucha estaba específicamente vinculada al boleto secundario, sin embargo, nada de eso es corroborable históricamente, ni los sobrevivientes plantean eso. Que los chicos hayan estado reorganizándose en función del boleto era impensable en pleno año ‘76, cuando lo que estaba peligrando ahí era la vida. Lo que la mayoría describe era que realizaban acciones de resistencia a la dictadura, aunque era muy difícil activar en esos momentos, algunos se siguieron reuniendo en la clandestinidad.

Lo que se perseguía era la militancia. Los desaparecidos y secuestrados el 16 de septiembre y los días posteriores eran todos militantes de la Unión de Estudiantes Secundarios, pero no fueron los únicos que desaparecieron,  por esa fecha también desaparecen y secuestran a otros que eran de la Juventud Guevarista, otros que estaban más vinculados al PRT-ERP, digo, distintas fracciones.

Es por eso que no se puede pensar que un acontecimiento en particular fue el detonante. Que  haya una escalada de secuestros de estudiantes secundarios, es típico dentro de la práctica represiva, lo mismo sucedía en las fábricas y en los barrios. A demás, hubieron  secuestros a estudiantes secundarios durante toda el periodo fuerte de la represión, es decir, desde mediados del ‘75 hasta ‘79, así como también existieron secuestros anteriores, por ejemplo,  ya a fines del ‘75 las tres A asesinaron a “Patulo” Rave que era un dirigente de la Unión de Estudiantes Secundarios de La Plata.

-Entonces, ¿lo que determinaba la desaparición de un joven , en la mayoría de los casos, era que fueran militantes de alguna agrupación?

Sí. El denominador común es que eran militantes o activistas sociales, con diferencias políticas, de diferentes fracciones políticas e ideológicas, pero sin embargo la dictadura los unificaba como un enemigo común. Uno podía ser un activista de un sindicato, y otro podía ser de una organización armada, pero para la dictadura no había tanta diferencia, porque a ambos los ponía a dentro de un marco político en el que todos cuestionaban el poder de una manera que era inaceptable.

La persecución de la dictadura era, entonces,  política: persigue a aquellos que considera sus adversarios políticos, sus enemigos, que a su vez son los enemigos de la nación, los subversivos  son considerados como no argentinos,  porque “han sido contaminados por el virus marxista, por el cáncer que está enfermando a la nación y que hay que extirpar”.

marcha

-¿Que peligrosidad puede tener un estudiante secundario?

-Hay que entender que tanto la escuela como la universidad son lugares de politización son lugares de activación política, así como también la fábrica en algún momento de la historia lo fue,  y también el barrio… son lugares de sociabilidad, en donde uno se conecta con otros y empieza a alentar una acción colectiva. La escuela es un espacio en donde se transmiten ideas, en donde los jóvenes se articulan, se organizan, empiezan a militar, y allí radica su supuesta peligrosidad.

-En este espacio de sociabilidad ¿Qué papel jugaban los docentes?

-Hay muchos docentes que están desaparecidos, por ejemplo Irma Zucchi profesora de historia. Muchos eran activistas políticos, en realidad,habíaa mucho activismo en general, todos los distintos sectores estaban en un proceso de politización y de radicalización. No podemos decir que todos los docentes eran revolucionarios, ni todos los docentes estaban en posiciones políticas radicalizadas, pero si los había, y también eso se discutía en clase.

-¿Cómo intervinieron los militares definiendo los curriculums, los temas y las dinámicas que se debían dar dentro de las aulas?

-Bueno, en principio se cambiaron espacios curriculares importantes, por ejemplo: lo que era el espacio de formación cívica que en ese momento era el ERSA ( Estudio de la Realidad Social Argentina) implementada desde el peronismo, pasó a ser Formación Moral y Cívica. Después hubo un fuerte control de la literatura que se leía en clase, cambiaron los textos escolares.Sin embargo esto se enmarcó en una censura general de la cultura, tampoco se podían comprar ciertos libros en las librerías, o escuchar cierta música, había autores prohibidos, temas de los que no se podía hablar.

Por otro lado, existen cuestiones de un contexto de cercenamiento en las libertades que impacta sobre la educación que todavía no han sido estudiadas, cuántas de esas prácticas estaban ya instaladas en la escuela, cuánto finalmente  se modificó y también cómo afectaron estas políticas de censura general en la escuela  y  cómo impactaron las políticas de disciplinamiento, sobre todo en los alumnos.

memoria en las aulas

-Estas formas de disciplinamiento a las que haces referencia, eran una forma de reprimir cotidianamente, de hacer del orden una cuestión naturalizada…

-Claramente, desde el uso del uniforme hasta las reglas más restrictivas sobre la conducta se volvieron mucho más precisas, había circulares que determinaban qué se podía hacer y qué no: cómo tenían que llevar el pelo, cómo se tenían que vestir, las mujeres con pollera hasta la rodilla, los hombres con pantalón de vestir y corbata.

Esta era una manera de dividir según los géneros, pero al mismo tiempo de uniformizar, que  los jóvenes supieran que había que atenerse a las reglas establecidas. Si te dicen pelo atado, pelo atado, si te dicen cinta azul, cinta azul, ¿por qué azul? , no importa por qué, porque te decimos nosotros que es azul. De esta manera enseñaban a aceptar las órdenes, no importa cuáles eran, ni cuán irracionales: la norma no se explica, se cumple.

Por otro lado, la familia jugó un papel muy importante, se le pidió que cumpla un mandato de disciplinamiento, que detecte en su propia casa los elementos subversivos. Existió una apelación muy fuerte, incluso desde la propaganda política del régimen, que centralmente instaba  a los padres a controlar a sus hijos. Por ejemplo, hay una famosa propaganda que dice ¿usted sabe dónde está su hijo ahora?

-¿Los militares destinaron personal burocrático para trabajar específicamente dentro de las escuelas, y mantener así el control?

-Hay una burocracia que siguió y que aún sigue. Muchas autoridades de las escuelas y profesores que tuvieron previo dictadura, que estuvieron durante la dictadura  y después de la dictadura, continúan en las escuelas.

Sin embargo no era sólo el personal impuesto por los militares, nosotros desde la Comisión Provincial por la Memoria, tenemos testimonios de cómo fue, quiénes hacían las listas en las escuelas, y en muchos casos eran los mismos directivo o compañeros de trabajo. Esto demuestra que también hay otra trama que es la de las disputas dentro de la escuela, y la lucha por el poder, el poder de la lapicera de quien hacía la lista. Es decir que hay que tener en cuenta las intrigas y disputas personales que se dirimian ahí.

Es un poco lo que dice O’ Donnell cuando habla de este pathos autoritario de la sociedad argentina y lo explica muy bien cuando habla de los Kapos. un Kapo era, en los campos de concentración nazi, uno de los mismos deportados que ponía el jefe de la barraca, para controlar a otros. Creo que en la escuela pasó un poco eso, digamos, que algunos  sintieron que tenían una vía para ejecutar sus deseos de control o disciplinamiento, de persecución de otros, ese tipo de práctica  de acomodarse,  en algunos casos un accionar vinculado con el miedo, en otros con la indiferencia, otros con la complicidad con  el régimen y otros con esta oportunidad que le ofrecía el poder, para posicionarse mejor, para congraciarse con la autoridad, para mejorar sus propias posiciones.

-Volviendo a la Noche de los Lápices ¿Cómo surgió el nombre? Algunos afirman que los mismos militares nombraron así al operativo…

-Hay muchas versiones, la primer versión es que fue un nombre puesto por los propios represores,como bien decís, pero yo en la investigación que hice no pude corroborar  eso, no pude corroborar ni por testimonios, ni por documentos que existiera un operativo que se llamara “la noche de los lápices”. A mi me pareció siempre que ese nombre era  demasiado poético para un operativo represivo. En el primer lugar que lo encontré fue en un comunicado de prensa de la CONADEP, antes del informe Nunca Más … donde denuncian y hablan de la Noche de los Lápices, ahora si se lo puso la CONADEP….no sé.

Por otro lado el tema de la noche es un recurso muy utilizado: la Noche de los Bastones Largos en Argentina, de los Cristales Rotos en Alemania, de los Cuchillos Largos, también en Alemania,  digamos la figura de la noche ligada a la represión es bastante usual, la otra cuestión de los lápices tiene que ver con los estudiantes secundarios.  Son nombres que se les van poniendo a los acontecimientos y en este caso el nombre denota más denuncia que reivindicación, por eso me parece improbable que hayan sido los represores los que lo pusieron.

-El 16 de septiembre es una fecha que convoca sobre todo a la juventud ¿por qué sigue teniendo tanta actualidad?

-La noche de los lápices como acontecimiento sigue llevando muchos chicos a las calles, y en muchos casos es la primera marcha que asisten. Asimismo, sigue siendo dentro de las escuelas secundarias una historia movilizadora,  que los interpela, porque habla de jóvenes, como ellos, que luchaban por sus ideales y por un mundo mejor. Entonces hay una memoria,  una memoria muy activa que le siguen diciendo cosas a las nuevas generaciones.

73marcha2

Sabrina Ramírez – Manuela Acha

*Pablo Pineau, Marcelo Mariño, Nicolás Arata y Belén Mercado. (2006) “El principio del fin. Políticas y memorias de la educación en la última dictadura militar. (1976-1883)” .Ediciones Colihue.

*Comisión Provincial por la Memoria. Dossier N° 5 “Memoria en las aulas. La educación durante la última Dictadura Militar. Primera Parte.”

*Comisión Provincial por la Memoria. Dossier N° 6 “Educación. Militancia juvenil y represión. Segunda parte.”

*Ministerio de Cultura y Educación. (1977) Subversión en el ámbito educativo. Conozcamos a nuestro enemigo.

*Circular N° 60 de 1976

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s